Ratios financieros ⚡️ Qué son y cómo usarlos para invertir
ratios financieros ratios empresa

Qué son los ratios financieros, qué tipos existen y cómo usarlos para invertir

Aunque en bolsa no hay nada seguro ni infalible, los ratios financieros son una de las mejores herramientas que puedes utilizar para acertar con tus inversiones.

Por ejemplo, en el value investing, estas magnitudes te ayudan a localizar las empresas con mayor probabilidad de generarte plusvalías (por estar infravaloradas) y a descartar las menos interesantes para la inversión (las sobrevaloradas o con bajo margen de seguridad).

Por tanto, si quieres invertir mejor, los ratios financieros pueden ser tus mejores aliados. Y aunque al principio puedan intimidar un poco, no te resultará difícil entender su funcionamiento y empezar a utilizarlos en la práctica.

En este artículo te cuento cómo hacerlo.

Qué son los ratios financieros de una empresa y para qué sirven 

Los ratios financieros son indicadores que se utilizan para analizar la situación actual y estimar las perspectivas futuras de una empresa y, de este modo, poder comparar activos entre sí.

Además de tener otras aplicaciones, los ratios nos permiten hacer una valoración sobre la aptitud o calidad de una determinada inversión. De este modo, podrás aumentar las probabilidades de elegir buenos activos en el marco de tu estrategia inversora, garantizándote un mayor margen de seguridad.

Fue Benjamin Graham quien acuñó el término de «margen de seguridad» para hacer referencia a la diferencia que existe entre el valor intrínseco que se estima que tiene un determinado activo (verificado a través de, entre otros, los ratios financieros) y el precio al que cotiza actualmente.

Por tanto, cuanto mayor sea este margen, más probabilidades tendrá un inversor de que su inversión sea exitosa. En la imagen lo puedes ver con claridad.

ratios empresa

➡️ #1. ¿En qué casos podemos usarlos?

Con carácter general, los ratios financieros son muy útiles para todas aquellas inversiones en las que es decisivo conocer la situación real de una empresa de una forma lo más objetiva posible.

Es decir, contar con datos numéricos que nos permitan valorar la situación actual de la compañía y así estimar sus perspectivas futuras.

Por tanto, personalmente, yo utilizo estos ratios económicos y financieros esencialmente en dos casos:

  • Inversión en dividendos: los indicadores me ayudan a seleccionar empresas adecuadas para desarrollar una correcta estrategia de inversión en dividendos y así obtener ingresos periódicos de la bolsa. De este modo, puedo evaluar si la compañía se encuentra en una buena situación financiera que le permita mantener (o incluso incrementar) el reparto de dividendos.
  • Value investing: también tengo en cuenta estos ratios financieros para evaluar la idoneidad de una empresa de cara a incorporarse a mi cartera de value investing. Es decir, los indicadores me ayudan a identificar empresas infravaloradas por el mercado, con las que (probablemente) podré obtener plusvalías en el futuro (al venderlas a un precio superior al de compra).

Como ves, se trata de dos aplicaciones distintas de estos ratios, pero siempre con el mismo objetivo: maximizar la rentabilidad, a la vez que controlamos el nivel de riesgo.

➡️ #2. ¿Cuándo prescindir de los ratios financieros?

Aunque los ratios financieros sean una herramienta muy útil para invertir, no sirven para cualquier tipo de estrategia.

Por ejemplo, para inversiones a muy corto plazo o, incluso, intradía, es más interesante utilizar indicadores técnicos para tratar de anticiparse a los movimientos del mercado o reaccionar con agilidad a cualquier cambio.

Así lo hago yo cuando realizo swing trading. Y lo mismo sucede con aquellos que se dedican al scalping o aplican otro tipo de estrategias intradía.

Si no conoces estos términos, no te preocupes. He elaborado un completo toolkit de bolsa en el que te explico este y muchos otros conceptos fundamentales para cualquier inversor.

Puedes descargártelo totalmente gratis en este enlace.

¿Qué ratios financieros debes analizar?

Aunque no necesites conocer todos los ratios financieros y económicos que se pueden calcular, sí es interesante que tengas unas nociones de los más útiles y conocidos.

De todos modos, no se puede afirmar categóricamente que un ratio financiero sea más importante que otro. En buena medida, la elección de unos u otros va a depender de factores como:

  • El estilo y preferencias de cada inversor.
  • El sector o industria que se está analizando.
  • El tipo de empresa (por ejemplo, si es una empresa de reciente creación no dispondremos de muchos datos para el análisis, a diferencia de lo que sucederá con las más longevas).

Veamos, pues, cuáles son las categorías de ratios financieros más utilizadas en la práctica y qué indicadores específicos pueden resultar más interesantes a la hora de invertir:

➡️ #1. Ratios de liquidez: el Acid Test

En esta categoría se incluyen todos aquellos ratios que evalúan la capacidad de una empresa para hacer frente a sus obligaciones a corto plazo.

Si tuviese que elegir un único ratio de liquidez, me quedaría con el denominado ratio de tesorería, Quick Ratio o Acid Test. Se trata de un indicador que mide la capacidad de la compañía para convertir sus activos en dinero líquido para hacer frente a sus deudas.

Para calcular este ratio financiero, se suman los fondos líquidos de la empresa y los demás activos de corto plazo, dividiendo ese importe por los pasivos corrientes (deudas a corto plazo).

➡️ #2. Ratios de solvencia: el fondo de maniobra

El fondo de maniobra o Working Capital Ratio es otro de los ratios financieros más importantes para analizar una empresa.

En este caso, se trata de evaluar la solvencia de la compañía, es decir, su capacidad para hacer frente a sus obligaciones. Por tanto, se trata de un indicador vital para determinar el riesgo de una inversión.

En concreto, el fondo de maniobra es uno de los ratios de solvencia más utilizados. Se calcula mediante la siguiente fórmula: activo corriente – pasivo corriente.

Por tanto, en general:

  • Si el Working Capital Ratio es positivo: la empresa tiene la suficiente solvencia como para hacer frente a los pasivos que vencen en el corto plazo con sus activos corrientes.
  • Si el Working Capital Ratio es negativo: la compañía tiene que utilizar parte de sus activos de largo plazo para financiar las obligaciones corrientes. Por tanto, su solvencia será insuficiente.

De este modo, con un simple cálculo puedes tener una visión general bastante precisa del nivel de solvencia de la compañía.

No obstante, siempre hay excepciones. Hay ciertos tipos de empresas, como pueden ser los supermercados, que trabajan habitualmente con fondos de maniobra negativos, ya que pagan a sus proveedores a 90 días o incluso más. Sin embargo, esto no significa que la empresa esté en mala situación, ni mucho menos.

➡️ #3. Ratios financieros de endeudamiento

El principal ratio financiero de endeudamiento es el que se calcula dividiendo el total del pasivo de la empresa entre su patrimonio neto.

Por tanto, este indicador te muestra cuánto representa la deuda de la compañía respecto de su patrimonio.

Aunque el endeudamiento bien gestionado suele ser necesario (e incluso positivo) para hacer funcionar un negocio, es importante que la empresa lo mantenga dentro de unos límites saludables.

Otras variantes de este indicador son las que se centran en calcular por separado el ratio de deuda según su vencimiento: a corto o a largo plazo.

➡️ #4. Ratios financieros de rentabilidad de la empresa

Sin duda, el mayor condicionante para la supervivencia de un negocio es su rentabilidad.

No importa lo mucho que ingrese, su volumen de ventas o la fidelidad de sus clientes, si los ratios ponen de manifiesto su falta de rentabilidad. Por tanto, a igualdad de condiciones, siempre priorizo la inversión en empresas rentables.

Es decir, en aquellas que, con menor empleo de recursos consigan los mayores ingresos.

Los ratios financieros de rentabilidad que me parecen más interesantes son los siguientes:

  • ROE (Return on Equity) o Retorno sobre el Patrimonio: se calcula dividiendo el beneficio neto después de impuestos entre el patrimonio neto de la empresa.
  • Margen Neto o Net Profit Margin: para calcularlo, simplemente tendrás que dividir el beneficio neto entre los ingresos por ventas.
  • Margen operativo: es el resultado de dividir los ingresos netos (es decir: ingresos totales de ventas – gastos derivados de la actividad principal) entre los ingresos totales de ventas.
  • ROA (Return on Assets) o Retorno sobre Activos: mide la eficiencia de la empresa para utilizar sus activos en la generación de beneficios. Así, la fórmula de este ratio financiero es la siguiente: Beneficio operativo / Activos totales x 100
  • ROCE (Return On Capital Employed) o Retorno sobre el Capital Empleado: mide el retorno del capital empleado. Se calcula dividiendo el beneficio de la empresa antes de impuestos e intereses (EBIT) entre el capital empleado, y multiplicando el resultado por 100.

Por tanto, aunque cada uno de estos ratios evalúa una faceta distinta de la rentabilidad, cualquiera de ellos puede darte una idea bastante precisa de la eficiencia de la empresa para generar ingresos.

➡️ #5. Ratios de valoración para inversores

En este último apartado agrupamos todos aquellos ratios financieros que puede utilizar el inversor para estimar la tasa interna de retorno (TIR), así como la seguridad de su inversión en una empresa determinada.

Para mí, los más útiles en la práctica son los siguientes:

  • PER (Price to Earnings Ratio) o Ratio de Precio – Beneficio: sin duda, es uno de los ratios financieros más utilizados a la hora de invertir en acciones de una empresa. Indica el número de años de beneficios que necesitaría la empresa para que el inversor pudiese recuperar el dinero invertido en la compra de sus acciones. Por tanto, se calcula con esta sencilla división: Precio por acción / Beneficio neto por acción.
  • EBITDA (Earnings Before Interests, Taxes, Depreciations and Amortizations): como su nombre indica, refleja las ganancias de la empresa antes de descontar intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones. En sentido estricto, no es un «ratio», pero sí una magnitud muy utilizada para calcular otros indicadores, como el EV/EBITDA que luego veremos.
  • EPS (Earnings per Share) o BPA (Beneficio por Acción): se calcula dividiendo el beneficio neto entre el número de acciones ordinarias de la compañía. Por tanto, es indicativo de la rentabilidad de la empresa por cada una de las acciones en las que se divide su capital.
  • P/BV (Price to Book Value) o PVC (Precio a Valor Contable): este indicador compara el precio de cotización de las acciones con el valor de los fondos propios de la compañía (activos menos deudas).
  • EV/FCF (Enterprise Value / Free Cash Flow): este ratio financiero se calcula dividiendo ambas magnitudes. El EV o Valor de Empresa es la suma de la capitalización bursátil más la deuda neta. Por su parte, el FCF o Flujo Libre de Caja es el dinero que tiene disponible la empresa para hacer frente al pago de deuda, intereses y dividendos, después de haber hecho frente a los pagos necesarios para mantener la compañía en funcionamiento.
  • EV/EBITDA (Enterprise Value / EBITDA): es el resultado de dividir estos dos indicadores que acabamos de ver. Se trata de un ratio financiero bastante utilizado en la valoración de empresas en análisis fundamental, y así estimar si una determinada acción es cara o barata.

Aunque existen muchos otros ratios financieros, estos son algunos de los más utilizados en la práctica. No son difíciles de interpretar y, como ahora verás, tampoco necesitas hacer los cálculos por ti mismo.

¿Dónde consultar los ratios financieros antes de invertir?

Efectivamente, gracias a la abundancia y disponibilidad de información financiera que tenemos hoy en día, no tendrás que preocuparte por calcular estos indicadores.

Así, sea cual sea la empresa que te interese, puedes consultar sus principales ratios financieros en webs como las siguientes:

Aunque no suele ser la opción más cómoda ni fácil de localizar, también las webs de las compañías suelen tener una sección con información financiera donde consultar estos ratios.

¿Qué valores deben tener estos indicadores para elegir una inversión?

Antes de nada, debes tener claro que este tipo de ratios financieros son solo una herramienta más a la hora de elegir una inversión. De hecho, hay muchos otros factores que pueden influir en dicha decisión.

Por otra parte, los valores numéricos recomendados para este tipo de ratios tampoco son inamovibles ni universalmente válidos.

Dependiendo del sector e, incluso, de la empresa concreta de que se trate, habrá que matizar las conclusiones.

Por ejemplo, aunque en teoría sea preferible invertir en empresas con PER bajos, puede haber compañías con PER más elevados que sean mejor inversión. Este podría ser el caso en sectores no maduros y para empresas en crecimiento.

De igual modo, hay empresas con PER bajos que realmente son trampas de valor, al ubicarse en industrias que ofrecen bajos retornos o tienen una baja previsión de crecimiento.

En cualquier caso, a título orientativo, te indico los valores más recomendables, con carácter general, para los ratios financieros más utilizados:

  • Acid test: el valor ideal es 1 o cercano a 1.
  • Working Capital Ratio: debería ser positivo, como ya hemos visto.
  • EPS o BPA: en principio, cuanto más alto en relación con el precio de cotización de la acción, mejor. Por tanto, debería utilizarse en comparación con otras compañías del mismo sector. De todos modos, es un ratio en el que pueden incidir factores como el cambio de criterios contables, la compra de acciones propias por parte de la empresa, etc.

En los siguientes ratios estableceremos unos múltiplos estándar, como lo puede ser la media del mercado. De nuevo, esto como medida orientativa, pues esto es susceptible de ajustes, dependiendo de la compañía y/o el sector.

  • ROE y ROA: deberían ser positivos. La media del mercado se sitúa en torno a un 14%, por lo tanto podemos determinar que un rendimiento inferior, no es lo más conveniente.
  • PER: la media del mercado se ha situado en torno a un 15. Es difícil indicar una cifra concreta universalmente válida. Depende en gran medida del tipo de empresa y de la situación del mercado en cada momento.
  • P/BV: idealmente inferior a 1. Esto indicaría que cotiza a un precio inferior a su valor contable. La media del mercado se sitúa en torno a 2,7 veces.
  • EV/EBITDA: debería tener un valor inferior a la media de empresas de su sector. Esto sería indicativo de una compañía infravalorada por el mercado. La media histórica del mercado se sitúa en 12 veces EV/EBITDA.

De nuevo, procura no basar tus inversiones únicamente en el análisis de estos ratios financieros. Por tanto, ponlos en relación con otros aspectos, como el momento del mercado, la estructura de tu cartera, etc. Y, por supuesto, compáralos siempre con los de empresas del mismo sector.

Opinión personal sobre los ratios financieros

Para mí, los ratios financieros son una herramienta fundamental para tomar decisiones de inversión. De hecho, yo los consulto siempre que me planteo comprar un valor con vistas al medio o largo plazo.

Además, aunque al principio puedan parecerte un poco complejos, realmente son muy sencillos de utilizar. Por tanto, no te costará mucho comprender su funcionamiento y empezar a utilizarlos en la práctica.

No obstante, no deberías basar todas tus decisiones únicamente en los ratios financieros ni, mucho menos, en un solo ratio. Ten en cuenta que son solo datos cuantitativos, y que, por tanto, dejan fuera muchos matices y valoraciones que pueden llegar a resultar decisivos.

Por tanto, si complementas la información que te ofrecen estos indicadores con otras herramientas de valoración, podrás formar una cartera mucho más sólida y equilibrada.

Espero que esta breve introducción a los ratios financieros te haya ayudado a comprender su funcionamiento y utilidad práctica. De todos modos, si te has quedado con alguna duda o quieres aportar tu punto de vista, te animo a que compartas tu opinión en los comentarios.

Hasta el próximo artículo, ¡te deseo unas muy felices inversiones!

16 comentarios en “Qué son los ratios financieros, qué tipos existen y cómo usarlos para invertir”

  1. Hola Andrea;

    Estos datos , para un principiante como yo, son muy útiles ya que facilitan la comprensión desde sus propios principios y marcan una forma de trabajar el dato muy interesante para invertir.
    La cuestión es ;
    ¿Existe alguna forma para descargar y poder imprimir esta información?
    Lo puedo hacer copiando y pasando a Word pero es un verdadero tedio.
    Muchas gracias.

    Gracias

    1. Hola Pablo, ¡muchas gracias! por dejar tu comentario. Respecto a tu consulta, al ser un artículo de la autoría de Andrea, toda persona que quiera disponer del mismo tendrá que acceder a esta publicación del blog. Nuestra sugerencia es que lo guardes en favoritos en tu navegador. Un saludo.

  2. Gracias por aclararme lo, me ha encantado lo haces fácil y sencillo. Pero tengo una cuestión. Cuando te fijas en los ratios, ¿Cuántos años de historial de ratios de una empresa miras para saber si es buena inversión? Los últimos 3, los 5 o los 10 últimos? Ya que las páginas que has dicho te dan los tres últimos solamente. Gracias

  3. Precisamente hablando de la valoración de empresas a medio/largo plazo, me había hecho con una cartera con la que me sentía relativamente tranquilo. Pero últimamente cada vez estoy más preocupado, incluso hasta el punto de pensar en desadvertir, cuando caigo en la cuenta de que los PERs de las empresas los analistas los calculan para el momento presente, y cuando la FED empieza la subida de tipos de interés, que más tarde o temprano llegará, esos PERs bajaran yo creo drásticamente y la caída de las acciones puede llegar a ser de una magnitud que tarde años en volver a recuperar esas valoraciones tan estupendas que hacemos en el momento macro presente.

    1. ¡Muchas gracias! Javier 🙂 por compartir tu punto de vista sobre el artículo publicado por Andrea y las consecuencias de las posibles medidas de la FED. Si bien es cierto que una caída es algo inevitable, la bolsa ha demostrado una y otra vez su rápida recuperación, pues al sistema financiero hará todo lo posible por reactivarla como por ejemplo ocurrió durante el 2020. Sin embargo, coincidimos en que sus medidas no son las mejores, especialmente con la impresión agresiva de dólares. Un saludo.

  4. Son muchos los ratios fundamentales y cuesta aplicar los más útiles en casos concretos.
    ¿Podrías profundizar más cuáles son apropiados para cada tipo de sector?
    Quizás con unos ejemplos sea más asimilable.
    O recomiéndanos un libro al respecto aunque sea tipo académico.
    Gracias Andrea.

  5. Una buena manera de decidir una inversión, podría ser crearte una puntuación teniendo en cuenta una serie de ratios, y de esta manera obtener una puntuación final que te sirviera para encontrar la acción más adecuada. ¿ Qué crees por tu experiencia en la inversión ?

  6. Apresiada Andrea, gracias, como siempre tus consejos y orientaciones son de importantísima información, principalmente sobre ésta herramienta que podemos utilizar.
    Con aprecio
    Irma Ramirez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable del fichero: Kuindy Patta LLC
Finalidad; moderar comentarios.
La Legitimación; es gracias a tu consentimiento.
Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en la plataforma de hosting de Webempresa.
Podrás ejercer los derechos de acceso, rectificación, limitación o supresión de tus datos enviando un email a info@elclubdeinversion.com o ante la Autoridad de Control.
Encontrarás más información en la política de privacidad.