Resumen de "Pensar rápido, pensar despacio"
portada pensar rapido pensar despacio

Resumen de «Pensar rápido, pensar despacio»

En este artículo, te traigo el resumen del libro «Pensar rápido, pensar despacio» (título original: «Thinking, Fast and Slow«), un bestseller internacional escrito por el premio Nobel de Economía Daniel Kahneman.

En el libro el autor resume sus investigaciones sobre cómo funciona la mente de las personas y en qué nos basamos al tomar decisiones. A través de este resumen verás que se trata de un libro muy relevante de cara a las inversiones pues éstas están íntimamente ligadas con la psicología y la gestión de nuestras emociones.

Sobre Daniel Kahneman

daniel kahnemanDaniel Kahneman nació en Tel Aviv en 1934. Es un famoso psicólogo y profesor de Psicología en la Universidad de Princeton, donde está especializado en psicología cognitiva.

Desarrolló junto con Amos Tversky la Teoría de las Perspectivas , también conocida como la teoría de la aversión a las pérdidas. A grandes rasgos esta teoría, que forma parte de la teoría de juegos (game theory en inglés), indica que cuando se nos presentan varias opciones pero existe incertidumbre sobre el resultado que podemos obtener de cada una de dichas opciones, los humanos tenemos una tendencia a preferir las recompensas más seguras respecto a otras recompensas de mayor cuantía aunque menos probables de obtener.

En 2002 ganó el Premio Nobel de Economía conjuntamente con Vernon Smith por haber integrados conceptos de la investigación psicológica en las ciencias económicas, especialmente en lo que respecta al juicio humano y la toma de decisiones bajo incertidumbre.

¿Por qué resumo el libro «Pensar rápido, pensar despacio» en ECDI?

Antes de pasar a resumir el libro, quiero explicarte por qué he escogido un libro sobre psicología para este blog dedicado al mundo de la educación financiera y las inversiones.

Considero que «Pensar rápido, pensar despacio» es un libro muy interesante para cualquier persona a la que le interese el mundo de las inversiones porque aborda las decisiones que tomamos al invertir desde la perspectiva de la psicología.

Creo que los conceptos que aborda en el libro, como la irracionalidad, la intuición, los errores de juicio, la heurística y la economía conductual son muy importantes a la hora de invertir. De hecho, si los entendemos y aprendemos a emplearlos adecuadamente, pueden influir muy positivamente en el resultado de nuestras inversiones.

En el libro, Kahneman explica cómo funciona nuestra mente al tomar decisiones:

Somos irracionales y tomamos decisiones en pocos segundos, lo que, muchas veces, nos conduce a errores.

Los estudios de Kahneman confirman que en economía e inversiones también tomamos decisiones irracionales. Los estudios demuestras que las mejores oportunidades de inversión las aprovechan los inversores que consiguen mantener la calma y pensar con lógica, en vez de dejarse llevar por sus emociones. Por eso, si aprendemos a ser más racionales, obtendremos mejores resultados al invertir.

Por lo tanto, como ves, es un libro muy relevante de cara a las inversiones, motivo por el cual he decidido resumir «Pensar rápido, pensar despacio» para un blog de inversiones a pesar de tratarse de un libro de psicología.

El libro es muy extenso así que en este resumen nos vamos a centrar principalmente en lo que nos interesa de cara a las inversiones. Para ello primero vamos a ver cuáles son los dos sistemas de pensamiento que existen para posteriormente ver los principales sesgos cognitivos que influyen en la toma de decisión acerca de nuestras inversiones.

Los dos sistemas de pensamiento

Como ya he mencionado, el libro aborda el funcionamiento de nuestra mente durante la toma de decisiones. Daniel Kahneman hace una reflexión de los principales aspectos que influencian nuestras decisiones y explica cómo se activan los sistemas de nuestra mente, como interactúan, sus cualidades y sus limitaciones.

Kahneman distingue dos modos de pensamientos:

  • El pensamiento rápido (sistema 1)
  • El pensamiento lento (sistema 2).

Estos dos sistemas, que son los que le dan nombre al libro coexisten entre ellos.

El sistema 1 (también llamado pensamiento rápido) es automático, emocional, no requiere esfuerzo mental y saca conclusiones de manera automática. Es el responsable de crear sensaciones, intuiciones e intenciones erróneas.

Por su parte, el sistema 2 (también llamado pensamiento lento) es reflexivo y racional. Aunque es el responsable de las actividades mentales que exigen más esfuerzo, suele estar en modo de mínimo esfuerzo y sólo se activa ante actividades que requieren un esfuerzo mental.

El sistema 1 crea conclusiones de forma automática mientras que el sistema dos nos da respuestas conscientes.

A los seres humanos, nos gusta sentir que somos racionales, por eso solemos pensar que el sistema 2 prevalece sobre el 1. Pero lo cierto es que no es así.

A menudo cometemos errores debido a lo que el autor denomina sesgos cognitivos.

Se trata de un fenómeno psicológico que altera la información que captamos a través de nuestros sentidos y hace que distorsionemos la realidad.

Los principales sesgos cognitivos de cara a las inversiones

El libro recoge numerosos sesgos cognitivos que nos incluyen en nuestro día a día. Los principales sesgos cognitivos que pueden afectarnos al tomar decisiones sobre inversiones son los siguientes:

  1. Efecto halo.
  2. Heurística de la probabilidad.
  3. Sesgo retrospectivo.
  4. Efecto anclaje.
  5. Efecto arrastre.
  6. Sesgo de confirmación.
  7. Exceso de confianza.
  8. Aversión a la pérdida.

A continuación vamos a ver cada uno de estos 8 sesgos cognitivos en detalle.

#1. Efecto halo

Se trata de una generalización errónea que hacemos basándonos en nuestras percepciones. Es una tendencia que tenemos a que nos guste o nos disguste todo en una persona u objeto en base a una sola cualidad.

Este sesgo está presente en el sistema 1 y es una forma que tiene el pensamiento rápido de representar el mundo. Las apariencias y características de una persona nos llevan a tener pensamientos positivos o negativos sobre ella sin conocerla.

En el mundo de las inversiones, esto nos puede llevar a juzgar un fondo o una acción sin tener un amplio conocimiento de él. Es un gran error actuar de forma irracional y elegir hacer una inversión basándonos en nuestra primera impresión.

Por lo tanto, para evitar el efecto halo, es preciso estudiar a fondo y entender cualquier inversión que vamos a realizar antes de invertir nuestro dinero. Esto es algo que yo siempre recalco mucho en mis artículos, que debes tomarte el tiempo necesario para asegurarte de que se trata de una buena inversión en tu caso concreto y en el momento en el que te encuentras.

#2. Heurística de la probabilidad

Tenemos tendencia a dar más valor a informaciones más familiares o con más carga emocional. Las personas solemos tomar una decisión basándonos en experiencias personales o en la opinión de personas en las que confiamos. Así pues, las informaciones que nos llegan de primera mano nos parecen más verídicas y les damos más credibilidad que a informaciones objetivas de fuentes ajenas.

Es un tipo de sesgo muy común que provoca que los inversores compren caro cuando hay noticias muy positivas y vendan barato cuando el mercado entra en pánico. Un claro ejemplo de esto fueron las criptomonedas a finales del 2017 y comienzos del 2018, cuando la gente empezó a comprar cuando todo el mundo a su alrededor compraba distintas criptomonedas, lo cual les hizo comprar a un precio caro. Unas semanas después, se encontraron vendiendo esas mismas criptomonedas a un precio muy inferior al explotar la burbuja que se había creado precisamente por el sesgo de la heurística de la probabilidad.

Por lo tanto, para evitar este tipo de sesgos, tenemos que tomar decisiones en base a estadísticas y datos objetivos y no en base a la opinión de un conocido, el dramatismo y especulación.

Mi recomendación para ello es que siempre inviertas en base a una estrategia que tenga unos puntos de entrada y de salida de posición claros y determinados antes de comenzar a invertir. De esta manera no te dejarás influenciar por tus emociones ni las opiniones de los demás.

#3. Sesgo retrospectivo

Cuando un evento ya ha tenido lugar, algunas personas afirman que sabían que ocurriría. Por ejemplo, cuando alguien hace una inversión de mucho riesgo y sale bien, por lo general, dirá que ya sabía de antemano que saldría bien.

Somos propensos a cometer errores al dejarnos llevar por los resultados finales. Es muy fácil tener una opinión buena o mala de una persona después de que el suceso ya ha ocurrido y sabemos cuál es el resultado de la decisión que ha tomado. 

El sesgo retrospectivo está muy presente en las predicciones de analistas y expertos financieros porque, cuando un hecho ya ha tenido lugar, tenemos la falsa ilusión de entenderlo y se nos hace mucho más fácil crear un pronóstico a partir del pasado. Así pues, solemos confiar ciegamente en los expertos que han «acertado» en el pasado y creemos que pueden predecir el futuro. Pero, en el mundo de las inversiones, es muy poco frecuente que sea el caso.

Es por eso que en la sección dedicada a la bolsa de la actualización de la «Cartera Inversor Inteligente» siempre digo que es imposible predecir el futuro de las bolsas. Por ello, lo que debemos hacer es analizar la evolución pasada de las mismas y la situación actual e invertir en base a ese conocimiento cierto y no en base a elucubraciones sobre la posible evolución futura de las mismas.

#4. Efecto anclaje

Al tomar decisiones, nos aferramos a informaciones que conocemos y las tomamos como referencia, aunque no tengan lógica. Así pues, nuestra mente toma algunos datos como si fueran anclas. 

En el mundo de las inversiones, un error común es anclarse a un valor y tenerlo como base para inversiones futuras. Por ejemplo, si hoy compramos una acción de una empresa por 10€ y la cotización de esa acción sube dentro de algunos años a 16€, el efecto ancla nos hará creer que esa acción está cara, sin tener en consideración el crecimiento que ha experimentado dicha empresa durante ese mismo periodo de tiempo.

Algo parecido pasa cuando vamos a vender una acción. Se nos hace muy difícil venderla por debajo de su precio de adquisición (por ejemplo a 7€) porque creemos que estamos perdiendo dinero. 

Para conseguir alejarte de ese sesgo cognitivo mi recomendación es que hagas dos cosas:

  • Entiendas el valor intrínseco del negocio en el que has invertido (como hacen por ejemplo los «value investors«).
  • Entiendas que toda inversión tiene un coste de oportunidad, y que a veces es preferible salir de una inversión con una pequeña pérdida e invertir en otro activo mucho más rentable que esperar a ver si el valor vuelve al precio al que lo adquiriste.

#5. Efecto arrastre

Este fenómeno psicológico hace que nos dejemos llevar por la opinión de la mayoría. Este sesgo cognitivo también se conoce de manera coloquial como el efecto rebaño.

En inversiones, este sesgo provoca que invirtamos en determinados fondos o activos porque están de moda y muchas otras personas (conocidas o no) lo están haciendo. En otras palabras, mucha gente invierte siguiendo lo que hace la mayoría sin analizar si de verdad es rentable. Un claro ejemplo fue el de las criptomonedas hace unos años, como ya he mencionado anteriormente.

Es por eso que algunos de los mejores inversores de la historia, tales como Warren Buffett dicen que debes

Ser temeroso cuando los otros sean codiciosos, y codicioso cuando los demás son miedosos

En otras palabras, no te dejes influenciar por lo que hacen los demás y vender cuando los demás compren y compra cuando los demás vendan.

#6. Sesgo de confirmación

Se trata de un sesgo que nos lleva a buscar siempre informaciones que confirman nuestras creencias y a rechazar todo aquello que contradice nuestra forma de pensar. Eso pasa porque a las personas no nos gusta que nos lleven la contraria y nos cuesta reconocer que nos hemos equivocado.

En el mundo de las inversiones, aferrarnos a nuestras creencias es un gran error. Tenemos que buscar siempre nuevas informaciones, aunque contradigan nuestras creencias. Es importante reconocer y aceptar nuestros errores. De esa forma, disminuimos el riesgo de equivocarnos. 

Así pues, mi recomendación para tener éxito en las inversiones es que seas curioso y tengas una mente abierta.

#7. Exceso de confianza

Cuando hemos tomado decisiones acertadas en el pasado, podemos caer en el error de dejar de basarnos en datos objetivos y estadísticas y tomar las decisiones en base a nuestra opinión e intuición.

Este es un error muy común sobre todo en inversores con poca experiencia que han tenido algunos aciertos en el pasado (lo que se conoce como «la suerte del principiante»). La clave para no caer en este error es doble:

  • Ser humildes y admitir que no sabemos todo.
  • Creer en la educación continua.

#8. Aversión a la pérdida

Por último, uno de los sesgos más interesantes es la aversión a la pérdida.

El dolor de perder es dos veces mayor que la alegría de ganar. Por ejemplo, para compensar emocionalmente una pérdida de 100€ tendríamos que obtener una ganancia de 200€.

Kahneman explica que el miedo a la pérdida dicta una gran parte de nuestro comportamiento, porque preferimos arriesgarnos para evitar una pérdida que para conseguir una ganancia.

Eso en inversiones se traduce en tomar decisiones erróneas. Por ejemplo, vender una acción ante la mínima señal de alarma en el mercado, sin evaluar si de verdad existe un riesgo significante de pérdida y no es una simple fluctuación o corrección del mercado.

Es por eso que es muy recomendable invertir en base a una estrategia claramente establecida antes de comenzar a invertir y hacerlo a largo plazo. El motivo es que a corto plazo hay mucha más volatilidad y ruido de mercado que lo que hay a largo plazo, donde la tendencia del mercado suele tener una dirección mucho más clara y consistente que a corto plazo.

Conclusión

Con esto llegamos al final del resumen del libro «Pensar rápido, pensar despacio«. Como hemos visto, el libro analiza todo lo que nos lleva a pensar cómo pensamos y a tomar las decisiones que tomamos.

Como ya he mencionado, el autor habla, sobre todo, de la tendencia que tenemos de poner en primer lugar nuestras experiencias pasadas, sentimientos e intuiciones al decidir, haciendo que nos equivoquemos. Dice que debemos basarnos en datos y estadísticas para poder tomar una decisión acertada.

Desde el punto de vista del inversor, es un libro que nos permite entender cómo pensamos y cómo funcionan los dos sistemas mentales que tenemos. El libro combate el exceso de confianza y optimismo y nos ayuda a ser más racionales.

Por lo tanto, creo que para cualquier inversor es una lectura de mucho provecho, porque nos abre los ojos ante situaciones en las que nuestra mente nos llevaría a cometer errores muy costosas sin ser conscientes de ello. Además, el libro contiene mucho más contenido de valor respecto a otros ámbitos de la vida cotidiana más allá de las inversiones, por lo que sin duda es un libro muy enriquecedor que te animo encarecidamente que leas.

Si tú también has leído el libro y quieres compartir tus impresiones al respecto con los demás miembros de la comunidad de El Club de Inversión no dudes en dejar un comentario contando tu opinión.

Por último, si te gustaría recibir más resumes como este directamente por e-mail (sin spam, sólo contenido de alto valor educativo), no dudes en darte de alta en la newsletter de El Club de Inversión pinchando aquí.

15 comentarios en “Resumen de «Pensar rápido, pensar despacio»”

    1. ¡Muchas gracias! por tus palabras Carlos :-). Se agradece mucho poder leer que el trabajo realizado se valora tanto. Te deseamos unas muy felices inversiones. Un saludo

    1. ¡Muchas gracias! por tus palabras José Antonio. Nos hace muy felices leer un comentario tan positivo y agradecido como el tuyo. Un saludo 🙂

  1. Hola Andrea, muchas personas pierden dinero por no planificar, por no analizar a través de un plan de negocio las ganancias probables y los riesgos de perder en su inversión. Se dejan llevar por lo que le dicen otros o creen, como señala Kahneman.
    Luisa

    1. Hola Luisa, gracias por dejar tu comentario. Así es, llevar una correcta planificación y poner en práctica una estrategia es clave en cualquier inversión. Es muy importante tener las ideas claras, lo peor muchas veces es cuando entran dudas. Un saludo 🙂

    1. ¡Muchas gracias! por dejar tu comentario Jose. Se podría decir que el control de las emociones en bolsa son un 80% del éxito y el 20% restante el conocimiento. Es importante dejar a un lado las noticias, lo importante es lo que tu veas en el gráfico. Ahí está la verdad de todo. Un saludo 🙂

  2. Muchas gracias Andrea; valoro mucho la información entregada, y tu esfuerzo por resumir un libro extenso. Me viene muy bien, porque me ayuda a conocer mi propia sicología al enfrentar una entrada, teniendo en cuenta el análisis de Kahneman.
    Un afectuoso saludo

    1. ¡Muchas gracias! a ti Luis por tus palabras y saber valorar el esfuerzo realizado. Nos alegra mucho que te haya ayudado el artículo. Lo importante es que sigas una estrategia y no la cambies a pesar de cualquier noticia. Lo mejor es alejarse del ruido. Un saludo 🙂

  3. Hola Andrea:

    Había «leído» este libro hace tiempo, pero me quedé a la mitad, es un libro muy, muy pesado con sus 600 páginas. El caso es que me ha venido muy bien para ver de un vistazo rápido todos los sesgos de los que habla. Lo triste es que el hombre tropieza una y otra vez en la misma piedra, aunque te digan que la piedra está ahí en medio. ¿Mi confianza en Cobas está fundada? o es efecto halo de que Paco García Paramés está detrás?

    En todo caso, muchas gracias Andrea por el esfuerzo de facilitarnos su resumen.

    Un saludo.

  4. Definitivamente es un libro que te ubica, te hace mirar al espejo, y ver como estas, y que cambiar, sabiendo que cambio es siempre crecimiento. Excelente resumen, y como es habitual, tu sencillez Andrea, es profundamente profesional y practica, muchas gracias….

    1. ¡Muchas gracias! por tu comentario Ricardo. Nos alegra mucho que te haya gustado el resumen de Andrea. Agradecemos que hayas compartido tu opinión sobre el libro con el resto de la comunidad. Un saludo 🙂

  5. Primero y fundamental, Gracias por este trabajo admirable y muy valorado, por los que entendemos, que el tiempo que inviertes y la profesionalidad pedagógica que le imprimes, nos brinda un capital adicional increíble. Percepción, Emociones y Decisiones, son elementos complejos de manejar, racionalmente y mucho menos con un contexto de incertidumbre. Creo que este libro es una excelente lectura junto a «Inteligencia Emocional» de Daniel Coleman, de nuevo Gracias por tu ayuda…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ACR Tarida LLC te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por ACR Tarida LL como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Consentimiento del interesado. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no atender pueda tu solicitud. Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa (proveedor de hosting de ACR Tarida LLC) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Webempresa. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos enviando un email a info@elclubdeinversion.com o ante la Autoridad de Control. Encontrarás más información en política de privacidad.