Keynes vs. Hayek ✅ ¿Intervencionismo o libre mercado?

Keynes vs. Hayek: Un enfrentamiento clave en la política económica moderna

Sin duda, el enfrentamiento de Keynes vs. Hayek es clave para explicar los dos grandes enfoques de la política económica moderna: intervención estatal y liberalismo económico.

Aunque Keynes ha gozado de más popularidad durante muchos años, el papel de Hayek se ha revelado como uno de los más importantes para rebatir o matizar el enfoque keynesiano de la economía. 

De hecho, en mi opinión, Hayek nos ofrece una visión mucho más útil e interesante desde el punto de vista de la inversión.

Evidentemente, no resulta fácil condensar toda la riqueza de pensamiento de estos dos grandes economistas en un artículo. No obstante, trataré de explicarte los puntos más relevantes de cada uno de ellos y, en último término, qué podemos aprender de su visión particular.

De todos modos, recuerda que si no quieres perderte ninguna de las biografías, resúmenes de libros y artículos de inversión que voy publicando en el blog, puedes suscribirte a mi newsletter gratuita.

Keynes y Hayek: ¿quiénes son y por qué se enfrentaron?

John Maynard Keynes y Friedrich August Hayek fueron dos grandes economistas del siglo XX, uno británico y el otro austríaco, que tuvieron un papel destacado en el panorama de la teoría y política económica de ese siglo.

A grandes rasgos, cada uno de ellos encarnaba un enfoque distinto en este sentido:

  • Intervencionismo estatal: para Keynes, el Estado debía intervenir en la economía, sobre todo para propiciar la recuperación después de una crisis económica. Así, a través de la política fiscal y el gasto público, se lograría dinamizar el tejido económico y propiciar el crecimiento. Según su teoría, el mercado por sí mismo no podría conseguirlo.
  • Liberalismo económico: la visión de Hayek (premio Nobel de Economía en 1974) encajaría, a grandes rasgos, en lo que llamamos «liberalismo», aunque con matices. Así, como uno de los grandes representantes de la Escuela Austriaca, Hayek defendió restringir al mínimo el papel del Estado en la economía, favoreciendo la iniciativa privada en todos los ámbitos.

De todos modos, ambos economistas tenían una visión muy personal y heterodoxa, pudiendo encontrarse ciertos puntos de acercamiento entre sus posturas, como luego veremos.

Para profundizar en esta cuestión, es muy recomendable el fantástico libro «Keynes vs. Hayek: El choque que definió la economía moderna», de Nicholas Wapshott. No obstante, en los siguientes apartados he intentado condensar los puntos más importantes.

Claves del enfrentamiento Keynes vs. Hayek

Aunque Keynes era mayor que Hayek, ambos vivieron aproximadamente en la misma época, y la difusión de sus ideas económicas tuvo especial relevancia en los años de la Gran Depresión, tras la crisis mundial de 1929.

Veamos brevemente cómo se pueden resumir ambos enfoques:

➡️ #1. Keynes y la defensa del intervencionismo estatal

El británico J. M. Keynes abogó por una visión que defiende la intervención estatal en la economía, a través del gasto público y, por tanto, también sobre la base de una política fiscal donde la recaudación de impuestos tiene una gran importancia.

Según Keynes, el mercado, por sí mismo, no tiene capacidad para generar crecimiento sostenido, sobre todo después de una grave crisis como la que tuvo lugar durante los años 30.

De este modo, cuando los ciudadanos no pueden gastar, deberían ser los poderes estatales quienes impulsen la actividad a través del gasto público, incluso a costa de generar déficit. Así se lograría incentivar el crecimiento, impulsar la actividad de las empresas y reducir el desempleo.

También defendió el establecimiento de aranceles a las importaciones para equilibrar la balanza comercial.

Algunos de los libros más importantes de Keynes, que siguen siendo referencia a día de hoy, son los siguientes:

  • «Las consecuencias económicas de la paz»: esta obra analiza los potenciales perjuicios que podrían causar las sanciones impuestas a Alemania tras la Primera Guerra Mundial. De hecho, llega a anticipar o predecir el totalitarismo de Hitler y el estallido de un segundo conflicto a nivel global.
  • «Teoría general del empleo, el interés y el dinero»: es su obra fundamental. En ella desarrolla sus ideas fundamentales de teoría económica, encarnadas en la intervención del Estado en la economía, el gasto público y la política fiscal.

Pese a este interesante catálogo de obras, y a diferencia de Hayek (que se movió sobre todo en el ámbito teórico y académico), Keynes tuvo un papel destacado en la política económica real de su tiempo.

Así, por ejemplo, ayudó a recaudar dinero para el Ministerio de Hacienda de cara a la Primera Guerra Mundial, y fue uno de los expertos que participaron en las subsiguientes conversaciones de paz que llevaron a firmar el Tratado de Versalles.

➡️ #2. Hayek y el libre mercado

En contraste con la visión keynesiana de la economía, Hayek y la Escuela Austriaca defienden que el Estado no intervenga en la economía, dejando que el mercado se regule a sí mismo.

Hayek, que se encontró con su Austria natal desolada tras la Primera Guerra Mundial, pensaba que la intervención estatal podía ser caldo de cultivo para los totalitarismos

Así, en una situación como aquella, con alta inflación y nulo crecimiento, el gasto público no haría sino contribuir todavía más al alza de precios.

De este modo, frente a la política fiscal (impuestos y gasto público) que defendía Keynes, Hayek optaba por trabajar en el flanco de la política monetaria (dinero y tipos de interés).

Se trataba, pues, de poner las condiciones para que la economía funcionase por sí misma.

Para Hayek, la planificación económica estaba en la base de la construcción de regímenes totalitarios, equiparando al fascismo con el socialismo a estos efectos. Ambos ponían en peligro la libertad individual, que para él era sagrada.

Sus libros fundamentales son los siguientes:

  • «La teoría monetaria y el ciclo económico»: contiene las bases de la visión de Hayek sobre la economía, que luego se conocerían como «Teoría Austriaca del ciclo económico».
  • «Camino de servidumbre»: aquí Hayek argumenta que la planificación económica y la intervención estatal son un riesgo para la libertad individual y una posible antesala de todo tipo de totalitarismos.
  • «Los fundamentos de la libertad»: defiende la necesidad de eliminar regulaciones, privatizar servicios y disminuir programas de gasto público, entre otras medidas de corte liberal.

Las ideas de Hayek tuvieron una gran influencia en la política económica surgida de la crisis económica de los 70, con Reagan y Thatcher a la cabeza.

¿Quién es el ganador del debate Keynes vs. Hayek?

La recepción de las ideas de Keynes y Hayek ha sido desigual durante el siglo XX y principios del XXI, pero ambos siguen teniendo grandes defensores, sin que sus posiciones ideológicas hayan quedado superadas con carácter general.

Así, se trata de dos figuras esenciales en la comprensión de la economía, cada uno con su propia visión personal, pero con aportaciones muy valiosas en ambos casos.

De todos modos, no hay que olvidar las difíciles circunstancias históricas en las que vivieron ambos autores, y cómo eso influyó en sus enfoques y conclusiones.

Sin duda, Keynes disfrutó de una mejor acogida a nivel global durante mucho tiempo, tanto en el ámbito académico como en el político, aunque con importantes excepciones. De hecho, toda la construcción del llamado «estado social» o «estado de bienestar» sería imposible de entender sin su trabajo teórico.

Sin embargo, las últimas décadas han sido testigos de un creciente reconocimiento de Hayek, que, por otra parte, también fue galardonado con el Premio Nobel de Economía.

Así, las ideas de reducir la intervención estatal, bajar impuestos y respetar la libertad individual gozan de más popularidad que nunca, al menos en ciertos ámbitos.

En cualquier caso, dentro del debate Keynes vs. Hayek, no hay que olvidar que ambos son heterodoxos en sus propias corrientes de pensamiento.

De hecho, incluso llegaron a encontrar algunos puntos en común.

Así, Keynes también aborrecía del totalitarismo y de una intervención excesiva, defendiendo las bondades del capitalismo (aunque moderado por el poder público). En última instancia, lo que pretendía era asegurar la supervivencia de dicho sistema.

Por su parte, Hayek también aceptaba cierta intervención estatal e, incluso, un cierto nivel de gasto público, aunque priorizase la iniciativa privada y la libertad individual. Curiosamente, pese a rechazar la mayor parte de sus ideas económicas, Hayek mostró siempre una gran admiración por Keynes.

[Conclusión] ¿Cuál es mi opinión sobre el enfrentamiento Keynes vs. Hayek?

En mi opinión, la figura de Keynes ha disfrutado de una difusión mucho mayor a la de Hayek. De hecho, Keynes es un clásico que se estudia en profundidad en la mayoría de universidades del mundo, y así ha sido mi caso durante la carrera.

Por contra, todavía es infrecuente encontrarse con exposiciones serias del trabajo de Hayek en el ámbito académico, con algunas excepciones.

Por mi parte, cuando empecé a estudiar más en profundidad a Hayek y a otros autores de la Escuela Austriaca, comencé a darme cuenta de todo su potencial, no solo en lo que se refiere a política económica, sino también desde el punto de vista de un inversor individual.

De hecho, si quieres profundizar en esta escuela de pensamiento económico, te recomiendo la lectura de dos fantásticos libros:

En definitiva, el enfrentamiento de Keynes vs. Hayek es uno de los episodios más interesantes de la historia y política económica reciente.

Ambos fueron grandes estudiosos de la economía y sus aportaciones han configurado, en mayor o menor medida, las diferentes políticas económicas que se han puesto en práctica en los siglos XX y XXI.

De todos modos, desde el punto de vista de la inversión, considero que las ideas de Hayek encajan mejor con las necesidades del ecosistema empresarial y, en última instancia, nos permiten interpretar de forma más precisa el comportamiento del mercado y, por tanto, guiarnos a la hora de invertir.

En cualquier caso, como siempre, me encantará leer tu opinión en los comentarios.

Además, recuerda que, para estar al día de los nuevos artículos que vaya publicando sobre estos y otros temas de inversión, te recomiendo suscribirte a mi newsletter gratuita.

Hasta el próximo artículo, ¡te deseo unas muy felices inversiones!

18 comentarios en “Keynes vs. Hayek: Un enfrentamiento clave en la política económica moderna”

  1. Excelente artículo! Por mi experiencia personal (que no mi formación en ciencias económicas o filosofía), opino que, efectivamente, la excesiva intervención estatal favorece los totalitarismos y conduce muchas veces a desastres económicos.
    Gracias por tus consideraciones acerca de este tema tan interesante.

  2. Las ideas de Keynes que se pusieron en práctica y al principio generaron reacciones positivas, a la larga son inflacionarias y terminan realimentando inflación y generando pobreza. Me quedo con las teorías de Hayek, las de su mentor Ludwig Von Mises y la de todos los referentes de la Escuela Austríaca.

  3. Es un placer que alguien a costo cero, te de un resumen escrito sobre dos grandes pensadores economicos con tanta sencillez y claridad.
    Muchas gracias Nerea .

  4. Hola Andrea, felicitaciones por tus aportes. Fui asesora financiera por más de 31 años en una casa de Bolsa de Uruguay. Ahora con 54 llegué a cierta libertad financiera y me siento muy identificada contigo y con tus ideas. Respecto a este tema, creo como en todas las cosas que hay que encontrar la medida justa para cada país. Saludos.

  5. Como siempre un gran artículo, en mi humilde opinión creo que un poco más de la Escuela Austriaca nos vendría mejor si queremos prosperar y no ir para atrás como los cangrejos, creo que algunos políticos siguen y defienden demasiado la Escuela Keynesiana y así nos está luciendo el pelo, dónde ese estado de bienestar está llegando a un punto extremadamente exagerado y haciendo desaparecer la clase media y trabajadora que tanto aporta a la Sociedad y a la que el estado aprieta cada vez más y no deja prosperar. Gracias por la aportación.

  6. Excelente artículo, es importante que las personas aprendamos de los principios que ambos proponían ya que diversos estados se inclinan por aplicar más algún tipo de movimiento y mal aplicadas puede ser de consecuencias legales económicas importantes. Como se inversores individuales podemos tomar mejores decisiones conociendo la historia de ambos personajes.

  7. Yo creo que los extremos no son buenos en ningún ámbito. El liberalismo económico en su esencia, es una utopía (y en sociedades muy capitalistas crea más brecha social) y el keynesianismo creo que puede ser adecuado en un dº momento, como p.e. después de una guerra, pero nada más (decía Keynes que había que incrementar el empleo público para generar demanda interna, y si era necesario, tener a los empleados públicos haciendo agujeros en la tierra para después taparlos). “Del blanco al negro siempre habrá distintas tonalidades de grises”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable del fichero: ARUALEX INTERNATIONAL SRL
Finalidad; moderar comentarios.
La Legitimación; es gracias a tu consentimiento.
Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en la plataforma de hosting de Webempresa.
Podrás ejercer los derechos de acceso, rectificación, limitación o supresión de tus datos enviando un email a info@elclubdeinversion.com o ante la Autoridad de Control.
Encontrarás más información en la política de privacidad.