4 maneras de invertir en arte

Mucha gente piensa que las obras de arte son meramente objetos decorativos. Sin embargo, el arte también puede ser un excelente vehículo de inversión. En este artículo vamos a ver por qué es interesante invertir en arte y vamos a proponer 4 maneras de invertir en arte.

invertir en arte

Existe la creencia generalizada que invertir en arte está reservado exclusivamente a los multimillonarios que pueden permitirse pagar astronómicas cantidades de dinero por cuadros famosos. Por ejemplo, en 2015 Kenneth Griffin – un conocido gestor de fondos estadounidense – pagó $500 millones por dos cuadros.

Sin embargo, con este artículo pretendemos mostrar que invertir en arte no tiene por qué estar reservado a los multimillonarios. En primer lugar vamos a ver  por qué puede resultar interesante invertir en arte de manera general, y a continuación vamos a explicar 4 maneras de invertir en arte que están al alcance de personas con presupuestos más reducidos que los multimillonarios.

Vídeo

Para aquellos que lo prefieran, pinchando en la siguiente imagen podrán ver el vídeo de YouTube donde explicamos 4 maneras de invertir en arte. La transcripción del vídeo se encuentra más abajo en forma de artículo.

Por qué invertir en arte

Numerosas son las razones que hacen que invertir en arte pueda ser interesante. A continuación vamos a ver las principales:

  • Revalorización con el tiempo: al contrario que muchos otros activos, las obras de arte no pierden valor con el tiempo (a menos que se malogren, por supuesto). Más bien todo lo contrario, se revalorizan. Por eso resulta tan interesante invertir en arte. Además, se trata de un activo que nos protege en épocas de alta inflación y/o de alta volatilidad en las bolsas mundiales.
  • Sirve de colateral para otras inversiones. Por ejemplo, si deseamos realizar una inversión inmobiliaria, podremos aportar nuestra obra de arte como garantía del préstamo, y así podremos beneficiarnos del efecto de apalancamiento (en este otro artículo explicamos por qué es tan interesante el efecto de apalancamiento financiero para las inversiones inmobiliarias). Para los que quieran saber más al respecto, os diremos que el término jurídico para este tipo de transacciones es «pignoración«.
  • Cada vez se trata de un activo más líquido, gracias a las nuevas tecnologías. Un ejemplo es AmazonArt, que desde 2013 permite vender obras de arte (en este otro artículo explicamos 4 maneras de ganar dinero con Amazon). Otro ejemplo es la inversión en arte mediante la bolsa, una inversión totalmente líquida, como veremos más abajo.
  • Cada vez se trata de un activo más accesible, pues el precio de entrada es menor. Como veremos más abajo, existen varias maneras de invertir en arte con un capital de apenas unos cientos de euros o dólares.
  • En algunos países existe una fiscalidad especial para las obras de arte. Esto es particularmente cierto respecto al IVA y el impuesto de sucesiones, que ofrecen tipos de imposición particularmente favorables al invertir en arte.
  • No está sujeto al tipo de cambio entre divisas. Las obras de arte tienen un valor intrínseco, independiente de la divisa en la que se desee invertir.

4 maneras de invertir en arte

#1. Compra de acciones de empresas activas en el mundo del arte

Un ejemplo es Sotheby’s una de las mayores casas de subastas de obras de arte a nivel mundial. Aunque fue fundada en Londres en 1744, ahora cotiza en EEUU (en la bolsa de Nueva York – NYSE – para ser más exactos), y su ticket es BID. En el gráfico que aparece a continuación podemos ver la cotización de la acción en los últimos 20 años (velas trimestrales). Vemos que aunque la acción está directamente relacionada con los mercados financieros (importantes bajadas en 2008 y 2011), ahora mismo esta anclada en un canal alcista.

Cotización Sotheby’s

Otro ejemplo similar fue la empresa Christie’s, una muy conocida y prestigiosa casa de subastas que cotizó en bolsa entre 1973 y 1999, fecha en la cual fue adquirida por el grupo Artemis (que controla – directa o indirectamente – otras marcas de lujo como Gucci, Château  Labour, Yves Saint Laurent, etc.). Al tratarse de una empresa de capital privado ahora mismo no es posible invertir directamente en ella, pero no se descata que en el futuro vuelva a salir a bolsa.

Un tercer ejemplo podría ser artprice.com que es la mayor base de datos del mundo sobre precios de obras de arte. Cotiza en la bolsa de París y su código es PRC. En el siguiente gráfico vemos que la cotización actual de la acción está muy lejos de su máximo histórico, por lo que puede ser una acción interesante para aquellas personas que deseen invertir en arte mediante la bolsa a largo plazo.

Cotización de ArtPrice

La gran ventaja de esta manera de invertir en arte respecto a otras que veremos más abajo es que es probablemente la manera más líquida de invertir en arte. Se puede desinvertir tan sólo vendiendo las acciones que poseemos, lo cual se puede hacer en un par de clics desde nuestro ordenador.

También es la manera que supone el menor capital de entrada, pues las acciones de estas empresas apenas cuestan unas decenas de euros/dólares.

Si las empresas distribuyen dividendos, eso hará que además nuestra inversión nos de retornos regulares. Esta es una gran diferencia con las demás maneras de invertir en arte que veremos a continuación.

Si quieres invertir en arte mediante la bolsa pero aun no tienes un buen broker para hacerlo, te recomendamos la plataforma de InteractiveBrokers (en este otro artículo explicamos por qué es, a nuestro parecer, el mejor broker para invertir en bolsa).

El mayor inconveniente de esta manera de invertir en arte es que como es una inversión en mercados financieros, no diversificaremos tanto nuestra cartera. Aunque las empresas en las que invertimos posiblemente capeen las crisis mejor que muchas otras empresas, el precio de la acción sin duda alguna se resentirá, tal y como ocurrió en el 2008.

Aun así, en nuestra opinión se trata de una de las maneras más accesibles (y posiblemente más rentables) de invertir en arte para todas aquellas personas que disponen de un capital para invertir no demasiado elevado y/o que no tienen conocimientos exhaustivos del mundo del arte.

#2. Fondos de inversión en arte

Coloquialmente se conocen como fondos de arte (del inglés «art funds»).

Por lo general se trata de fondos de inversión privados que se dedican a la generación de retorno mediante la compra y venta de obras de arte. Estos fondos son gestionados por gestores especializados en las inversiones en arte y reciben en contrapartida un sueldo y una parte de los beneficios que genera el fondo, por lo que sus intereses están alineados con los de los inversores del fondo.

Cada fondo de inversión que invierte en arte lo hace de manera diferente. Mientras que todos los fondos de arte se basan en mayor o menor medida en la estrategia tradicional de compra y retención («buy and hold»), difieren unos de otros en términos del tamaño del capital gestionado (y, por lo tanto, el valor de las obras en las que pueden invertir), la duración del mantenimiento en cartera de las obras de arte, el sector en el que se especializan, las restricciones que tiene el fondo, etc.

El factor común a todos estos vehículos de inversión es que invierten exclusivamente en el mercado del arte. Este último se caracteriza por la ausencia de una autoridad reguladora, falta de transparencia en lo que al precio de compra de las obras respecta, valor subjetivo de las mismas y la naturaleza ilíquida de las obras de arte.

Para saber más acerca de los fondos de inversión de arte recomendamos visitar la página de The Art Fund Association, que contiene una gran cantidad de información muy interesante al respecto (en inglés).

La gran ventaja de esta manera de invertir en arte respecto a comprar uno mismo las obras de arte físicamente es que no necesitamos tener conocimientos en arte para lograr una rentabilidad interesante.

El principal inconveniente es que el importe mínimo de suscripción es muy elevado (estamos hablando de varios cientos de miles de euros). Otros inconvenientes son que estamos totalmente a la merced de los gestores de los fondos (esto es cierto para cualquier fondo, pero en otros sectores es más fácil saber cómo lo están haciendo) y que se trata de una inversión muy poco transparente. En algunos casos, además, hay una duración mínima de inversión significativa (por ejemplo, 10 años).

Tanto es así que es difícil encontrar estadísticas de rentabilidad de los fondos de inversión en arte más conocidos. A continuación incluímos información acerca del fondo Art Vantage PCC Limited que publica regularmente estadísticas sobre su rentabilidad y valor del fondo.

#3. Crowdfunding de arte

Como hemos explicado en este otro artículo, el crowdfunding (financiación colectiva de proyectos) es una excelente manera de invertir y diversificar nuestro patrimonio.

Hoy en día se puede invertir mediante crowdfunding en empresas de todo tipo de sectores y, como no podía ser de otra manera, también se puede invertir en arte mediante crowdfunding.

Los artistas pueden necesitar financiación para adquirir los materiales para realizar sus obras, para abrir una galería donde exponer sus obras o simplemente para participar en un festival o concurso.

Si deseamos invertir en proyectos por el simple amor al arte (nunca mejor dicho), cualquiera de las plataformas habituales de crowdfunding será conveniente. En cambio, si lo que queremos es obtener un retorno sobre inversión, en ese caso tenemos que utilizar las plataformas dedicadas exclusivamente al crowdequity, tales como Crowdcube. Los proyectos artísticos no abundan en las plataformas de crowdfunding dedicadas al crowdequity, pero sí se encuentran proyectos interesantes de vez en cuando por lo que recomendamos que las personas a las que les interese invertir en arte mediante el crowdfunding, echen regularmente un vistazo a dichas plataformas.

#4. Compra de obras de arte físicas

Esta es probablemente la manera más «habitual» y también más conocida de invertir en arte, por lo que no nos extenderemos demasiado al respecto.

Se trata de comprar físicamente las obras de arte y revenderlas al cabo de cierto tiempo cuando consideremos que se han revalorizado. Puede tratarse de pinturas, muebles, manuscritos, cerámica, esculturas, fotografías, etc.

Cuando no se dispone de un capital demasiado elevado para invertir en arte, se puede comprar obras de jóvenes artistas que aun no son demasiado conocidos pero sí empiezan a despuentar, con la esperanza de que sus obras de revaloricen en el futuro.

En nuestra opinión está manera de invertir en arte es interesante pues ofrece muchas de las ventajas de las que hablámamos al principio de este artículo (revalorización con el tiempo, sirve de colateral para otras inversiones, fiscalidad ventajosa, no está sujeto al tipo de cambio de divisas, etc.). Sin embargo, creemos que esta manera de invertir debe utilizarse sólo por las personas que sean verdaderas amantes del mundo del arte (o al menos del «segmento» en el que desean invertir). De lo contrario tendremos poca sensibilidad respecto al precio de compra y venta de las obras de arte, lo cual minará significativamente nuestra rentabilidad. Una manera de evitar este problema es recurrir a expertos en arte (existen muchos tasadores de obras de arte), aunque recordemos que la valoración de las obras de arte no deja de ser un ejercicio bastante subjetivo).

Conclusión

En este artículo hemos visto por qué puede resultar interesante invertir en arte y hemos analizado 4 maneras diferentes de invertir en arte. Para aquellos lectores que quieran saber más acerca de cómo invertir en arte recomendamos encarecidamente la lectura del informe «Art & Finance Report 2017» de Deloitte. Se trata de un informe de casi 300 páginas donde se especifican las tendencias actuales en el mundo de las inversiones en arte y hacen estimaciones para los próximos años.

Si tienes cualquier duda acerca de cómo invertir en arte o simplemente quieres compartir con los demás lectores tu experiencia invirtiendo en arte, no dudes en dejar un comentario más abajo. Y si crees que este artículo puede interesar a otras personas de tu entorno por favor compártelo con ellas pues el arte es aun una inversión muy poco conocida. ¡Muchas gracias por adelantado!

0 comentarios en “4 maneras de invertir en arte”

    1. El Club de Inversión

      Hola Rafael:
      Lo mejor es que busques un buen tasador o agencia de tasación en tu ciudad. De lo contrario, tendrás que pagar elevados gastos de envío para asegurarte de que tu cuadro no se daña en el transporte.
      Un saludo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ACR Tarida LLC te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por ACR Tarida LL como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Consentimiento del interesado. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no atender pueda tu solicitud. Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa (proveedor de hosting de ACR Tarida LLC) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Webempresa. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos enviando un email a info@elclubdeinversion.com o ante la Autoridad de Control. Encontrarás más información en política de privacidad.